domingo, 10 de abril de 2011

Las diferentes manipulaciones del Do-In

Tus manos son unas herramientas muy hábiles. Por lo tanto pueden ejecutar varias series de maniobras en función de los diferentes efectos buscados por el medio del Do-In.

Simple presión con la parte carnosa del dedo.
Ese tipo de presión se efectúa mas bien con el pulgar, el cual no se debe plegar, pero mantener extendido.

La intensidad de la presión varia según la superficie tratada. Si trabajas al nivel del musculo, por ejemplo, puedes presionar algo mas con el fin de llegar al punto de acupresión. Por otro lado, en las zonas mas descarnadas, tal como el dorso de la mano, la intensidad debería ser menor.

Simple presión con la extremidad del dedo o de la uña.

Esta presión se utiliza mas bien para las manos o pies cuando se necesita estimular puntos metidos entre los huesos metacarpianos o metatarsianos.

Presión centrípeta.

Las presiones centrípetas (adj. Que atrae, dirige o impele hacia el centro) sirven para concentrar energía en un punto, es decir tonificar. La presión debe ser rápida y ligera con un movimiento rotativo en los sentidos de las agujaras de un reloj.


Presión centrifuga.

Al contrario de la presión precedente, esta presión debe ser lenta y profunda en. Dispersa la energía donde se encuentra en exceso.
Para dispersar un punto, practica presiones lentas y profundas en el sentido contrario a las agujas del reloj.



Presión con dos dedos.

Utiliza las presiones con dos dedos (con le pulgar y el índice) para pinzar el tejido y estirar. Esta manipulación servirá para tratar los dedos de la mano o de los pies, orejas…

Presión con tres dedos.

Esa presión se utiliza:
Con los dedos pegados para un masaje del hígado o del abdomen.
Con los dedos separados para un masaje del cuero cabelludo y la cara.
Golpecitos con el segundo falange.
Para esos movimiento cierra solo un poco el puño y mantén la muñeca flexible, sino podrías hacerte daño.

Golpecitos con la palma de la mano.

Efectúa esos golpecitos con la mano en forma de cuenco. Cuando golpeas el cuerpo, el aire comprimido en el hueco de la mano actúa de amortiguador.
Utiliza esos golpecitos para zonas masivas, profundas o sensibles, como el vientre, el hombro, el muslo.

Imprimir artículo

0 comentarios: