miércoles, 5 de mayo de 2010

Ejercicios: El primer método fundamental de la meditación, la concentración


Los ejercicios de concentración nos permiten de liberar nuestra atención de los pensamientos.
El concepto es sencillo, tenemos que focalizar nuestra atención en otra cosa que nuestros pensamientos. Vamos a definir un nuevo suporte, en este caso la respiración.


Primer ejercicio de concentración:
Empecemos tranquilamente. Esta meditación dura dos minutos.
Poner el temporizador en dos minutos. Apagamos el móvil, cerramos la puerta… necesitamos un poco de privacidad y tranquilidad.
Nos instalamos de forma cómoda en la postura elegida (sentada, en lotus o tumbada) e intentamos no movernos.
La meta de esta primera meditación es de seguir el flujo de la respiración durante dos minutos. Es decir que nuestra atención debe focalizarse en el recorrido del aire entrando y saliendo.

Los has intentado y como 99% de la gente que lo prueba por primera vez, te has dejado llevar sin querer por una serie de pensamientos. Tranquilo, sin entrenamiento eso es normal. La meta de este ejercicio es que te des cuenta que tus pensamientos no te dejan en paz ni siquiera durante dos minutos. Y lo han conseguido, no? No pasa nada eso significa que ncesitamos un poco más de practica.

Segundo ejercicio de concentración:
Lo mismo que el anterior.
Una posición cómoda y un temporizador, lo probamos de nuevo durante dos minutos.
De nuevo en cuando estemos preparados, empezamos a concentrarnos en nuestra respiración. Como el aire entra por la nariz, como llena nuestros pulmones y vuelve a salir.
Pero ahora, ya sabemos que nuestra mente nos lo va a poner difícil. No pasa nada, si eso ocurre incluso 20 veces en dos minutos. Cuando eso pase, constataremos que hemos perdido el hilo y luego sin agobiarse y con indulgencia hacia nosotros mismos, volveremos a traer nuestra atención en la respiración.

Lo has conseguido algo mejor, seguro. Pues ya has ganado una batalla contra la dictadura de los pensamientos. Este ejercicio es capital. Por primera vez en tu vida has tenido control de tu atención. A partir de ahora vas ir ganando libertad gracias a este pequeño gesto interior.

Tercer ejercicio de concentración:
Pasar a 5 minutos, luego 10, e ir practicando si posible cada día.

Relacionado:


0 comentarios: