miércoles, 7 de mayo de 2008

EL MASAJE THAI

Hace unos meses tuve la suerte de servir de “cobaya” a un amigo que necesitaba poner en práctica sus conocimientos en masaje tailandés. Yo encantada de la vida de prestarme para la buena causa.
Me dejo ropa cómoda y me instalo en una habitación tranquila.
No es tan fácil a veces de relajarse y por lo tanto disfrutar a fondo de este tipo de tratamiento. Pero vale la pena de intentarlo. Así que lo intente.
Tumbada en un tatami, mi masaje empieza por la planta de los pies.
No tiene nada que ver que el clásico masaje con aceites y fricciones… Se trata más bien de una serie de presiones, de estiramientos inspirados en el yoga y guiados por el practicante.
En poco tiempo empecé a sentir la sangre bombear por mis piernas, lo que suelo sentir después de ir en bici por ejemplo.
Gracias a la serie de movimientos que se me practico al nivel de las articulaciones y las varias manipulaciones, notaba como se trabajaba mi flexibilidad (la cual es relativamente mucho mas debajo de la normal…).
Después de mas de una hora y media, me costo un montón levantarme! Mis miembros no respondían. No conseguía caminar recto, me sentía alegre, ligera, muy ajena a lo que podía pasar a mí alrededor. Por desgracia tuve que irme de prisa para ir a una BBQ, la cual no disfrute del todo. Aconsejaría que después de este tipo de masaje, uno se vaya tranquilamente a casa y aprovechar tal momento de serenidad.
Con el masaje tai te regalas un momento de bienestar y te llevas más vitalidad y relajación.
¡Un gracias muy especial de mi parte a esta técnica ancestral y a los que la practican!


LOS ORIGINES DEL MASAJE TAILANDES

Muy completo, el masaje tailandés es una mezcla de las virtudes de varias técnicas. Tiene sus orígenes en la India y hace más de 2500 años. Se remonta a la época del Dr Shivago, un contemporáneo de Buda, el cual desarrollaba técnicas de masaje terapéuticas.
Este método de tratamiento fue adoptado por los monjas budistas, los cuales lo difundieron junto con el pensamiento budista. Alrededor del siglo II antes de J-C, el masaje tailandés llega en Tailandia donde se integrara con la medicina tradicional.
Para preservar esta sabiduría hasta hora oral, en 1767, se empezó a transcribir en hojas de palmeras. Por desgracia casi la totalidad de ellas fueron destruidas durante el saqueo de la cuidad de Ayuthaya , en 1767, por los birmanos.
Los pocos fragmentos recuperados fueron utilizados como base a los dibujos que se pueden ver en día de hoy en las paredes del templo Phra Chetupo (Wat Po) a Bangkok.

Siempre presente en día de hoy, la medicina tradicional tailandesa se basa en 4 elementos:

La nutrición
Las hierbas medicinales
La meditación y la espiritualidad
El masaje

GENERALIDADES

Por desgracia en la mente de mucha gente el masaje tailandés esta asociado a una cierta forma de prostitucón desacreditando esta técnica ancestral.

En la sociedad de hoy, el estrés ha llegado ser el compañero indeseado de la mayoría de la populación.
Entre que tu trabajo te vuelve loco, que tienes la espalda echa polvo o que sientes ardores en el estomago… pierdes el control, no puedes mas!
Tu cuerpo y tu espíritu necesitan una pausa. Tienes la opción de hincharte de medicamentos o la opción de encontrar tu equilibrio y librarte de las tensiones por vías más naturales y sin efectos segundarios.
Por ejemplo probando el masaje tailandés.

LOS PRINCIPIOS DEL MASAJE THAILANDES

En Tailandia, el masaje se practica en prevención y tradicionalmente se enseña en los templos budistas.
Cuidar bien su cuerpo, es también cuidar su alma. El masaje tailandés alivia las tensiones físicas pero también libera las emociones negativas.

La medicina tailandesa considera la enfermedad como una perturbación a la libre circulación de los flujos de energía dentro de los “Sen” o líneas de energía. Se practica digitopunctura en puntos concretos para reequilibrar el Qi o fuerza vital que llevamos en nosotros.

No solo se efectúa presiones con los pulgares, los codos y los pies. El masajista, al igual que el fisioterapeuta, acompañara el paciente en una serie de posturas, estiramientos y movilización de las articulaciones.

LA PRÁCTICA

Es un masaje “a seco” sin aceites que se practica por encima de la roba (pero eso si cómoda) del paciente.

Este masaje relajante cubre el cuerpo entero y dura entre 1 y 2 horas. Se puede también limitar a las zonas dolorosas, lo que necesitara entre 15 y 30 minutos de tratamiento.

LOS EFECTOS DEL MASAJE THAILANDES

Evacua el estrés (dolor de cabeza, insomnios, angustias, cansancio…)
Libera las tensiones y la rigidez muscular (dolores dorsales
Proporciona energía
Trata más de 50 enfermedades
Estimula la circulación sanguínea y linfática

0 comentarios: