martes, 5 de febrero de 2008

Receta de la polenta


La Polenta (Italia) o mamaliga (Rumania) esta a la base de la cocina campesina y montañesa en algunas zonas de Europa. Hecha de sémola de maíz, sus origines nos llevarían a Italia aunque en varios países del Este es considerada tan básica como el pan. De hecho, a menudo reemplaza el pan durante las comidas, incluso por la mañana con la leche!
Puede variar de color o de consistencia, en Italia por ejemplo, cada provincia, tiene su propia variedad.
Igual de versátil que la patata, se puede comer caliente o fría, con solo un chorro de jugo de carne, de aceite o mantequilla. Fría se puede cortar y luego freírla o gratinarla al horno…
En casa, sobre todo en invierno era uno de los platos básicos. A mi, me encanta bien caliente, mas bien blanda y con mucha nata y queso feta o gruyere.
Cuesta un poco encontrar sémola de maíz por lo tanto a veces preparo la polenta o la mamaliga, con harina de maíz, pero claro no es lo mismo. Esta vez encontré un paquete de polenta “rápida” y la verdad que no esta nada mal. Sobre todo para los brazos, como debes mezclar la masa todo el rato mientras este en el fuego.
Normalmente se utiliza una cacerola especial polenta con un fondo muy grueso. La mía con su pinta rarita, me viene de un pueblo de Rumania y va de maravilla. Pero con una sémola de cocción en 3 mn, cualquiera cacerola con fondo grueso vale.
¡Ojo, llena un mogollón! No es por nada que es un plato de montañeros.

RECETA DE LA POLENTA CON CHAMPIÑONES Y BACON



Ingredientes (para dos personas) :


125g de polenta
150g de champiñones
75g de bacon
60g de feta (u otro queso como el gruyere, provolon,…)
1 cebolla pequeña
Aceite de oliva
Zumo de limón
Nata (facultativa)
Orégano (otras especias según gustos)
Sal
Pimienta


Hervir el agua con un poco de sal y se le echar la polenta poco a poco, removiendo todo el rato.
¡Ojo que en los primeros momentos salpicará y te podrías quemar! Lo digo por experiencia…
Si es una sémola de cocción rápida, ya sabes so 3 minutos y sino ya te darás cuenta que después de un tiempo la masa se despegara de la olla. Entonces esta lista. En caso de duda la pruebas, la sémola debe ser echa.
Cortar la cebolla y dorarla en el aceite de oliva. Un vez que la cebolla tenga una apariencia translucida añadir el bacon y los champiñones cortados en laminas y un churito de zumo de limón (para evitar que se oxiden).
Precalentar el horno a unos 180ºC.
Trasvasar la polenta en un plato apto para la cocción a horno, añadir por encima los champiñones y la feta cortada en trozos así como la nata, la pimienta, el orégano y muy poca sal (como la feta es ya bastante salada).
Un chorrito de aceite de oliva y a gratinar unos minutos hasta que se deseche el queso!


Servir con carne roja o sola con una ensaladita.

0 comentarios: