martes, 8 de enero de 2008

COCINAR CON UN WOK

Famoso por sus virtudes, el Wok es fácil, rápido pero sobre todo es la mejor forma de conservar los nutrimientos esenciales de los alimentos.
Los primeros Wok aparecieron durante la dinastía Han, 206 años antes de nuestra era. Eran en hierro colado y llevaban dos asas de cada lado.
Tenia un papel importante en la vida de cada día de los chinos de esta época como se encontraron reproducciones en tierra dentro de las tumbas “Han”, para que el difunto pueda utilizarlo después de la muerte…
La cocina asiática es variada y sana si se utiliza los productos tradicionales. No hay secretos, solo se utiliza mucha verdura fresca, poca carne, mucho pescado, especias, algas y arroz. Todo lo que nosotros cocinamos a la paella se puede cocinar al Wok. Este modo de cocción preserva las cualidades gustativas de los alimentos.
Por su forma esférica se necesita muy pocas materias grasas. En efecto, solo se unta el Wok con una gota de aceite para que los alimentos no se peguen.
Se utiliza normalmente un fuego muy fuerte para soasar los alimentos. Se deposita pequeñas cantidades a la vez y reservar en la semi reja de reposo.

En la cocina asiática, los alimentos suelen ser asados sin aliñar. Sin embargo, para perfumar se puede saltear al principio ajo, semillas de sésamo, jengibre según los gustos. Y al final añadir unas gotas de salsa de saja o aceite de sésamo.
Para cocinar con un Wok hace falta un poco de técnica pero se adquiere muy rápidamente. A veces es difícil de encontrar todo los ingredientes pero es posible de preparar muchas recetas sencillas trabajando solo con un numero limitado de productos y respectando la siguiente regla: Combinar ingredientes que tengan poca sabor pero consistentes con otros con muchas sabor pero poco consistentes.

0 comentarios: