martes, 11 de diciembre de 2007

EL INVIERNO ESTA AQUI...

En cuanto llega un poco el frío, ya estoy con mis anginas, gripa y mocos. ¡Pero este año me cuido! Y los productos de la colmena me van a ayudar.

Primero en la infusión o el té añado miel en vez del azúcar moreno (y nunca blanco! Estamos de acuerdos que el azúcar blanco es muy malo para la salud. Y sino ya hablaremos del tema mas a delante)


Y por la mañana un zumo fresco de naranja y de limón. Luego el própolis. Resulta que el própolis o propóleo es mucho más eficiente si te lo tomas con vitamina C.

La verdad es que me ha ido de maravilla. Me lo tome en prevención en cuando note el cambio de temperaturas y una vez que sentí los primeros síntomas de la angina volví a tomarlo de nuevo unos días. Me alivia mucho los dolores de garganta así como esta sensación de tener los pulmones cargados. A pesar de su sabor a cera bastante raro, ya no puedo sin el!

Yo utilizo el extracto líquido de própolis 100% natural. Así le doy mas usos: Lo utilizo para hacer mis cremas, o por si me quemo al igual que la aleo vera, aplico un poco de própolis en la herida. También parece bastante eficaz para prevenir las otitis.

SABIAS TODO ESO SOBRE LA MIEL?

Mira que mis padres me forzaban comer miel cuando era pequeña y como yo, por mis principios, nunca les hacia caso, pasaba de comérmela. Sobre todo que la que tenían provenía de familiares apicultores y como era 100 % miel al cabo de un rato se cristalizaba. Eso me daba todavía más asco.
¡La ironía es que en día de hoy soy yo la que les recuerda de comer un poco de miel cada día o de hacerse una cura de polen o de jalea real!

La « leche de los dioses » es conocida desde la prehistoria por los hombres, quienes la colectaban en las colmenas salvajes. Es uno de los últimos productos naturales utilizando métodos tradicionales de fabricación.

La miel es una sustancia natural elaborada por las abejas a partir del néctar de flores o de las secreciones de algunas partes de las plantas.
Las abejas almacenan el néctar en sus buches y lo llevan a la colmena. Ahí esta distribuido a las obreras quienes lo calienta en su boca, ayudando la evaporación de una parte del agua que contiene. Añaden una secreción propia o saliva que reduce la sacarosa en glucosa y fructosa, la cual es más digesta.

El producto obtenido esta luego escupido para almacenarlo dentro de los alvéolos abiertos donde acabara de “madurar” para finalizar la transformación de la miel. Los productos recorridos gracias al trabajo de las abejas (Apis Mellifica), durante la floración, son principalmente la miel (90%), polen, jalea real, cera y própolis.


ENERGIA Y SALUD
La miel esta reconocida desde la antigüedad por sus diferentes virtudes nutricionales y medicales. Nuestros ancestros la utilizaba muchísimo con fines terapéuticos o curativos de forma empírica. Estudios científicos recientes han permitido de explicar y de completar este empirismo analizando sus propiedades y como actúa.

Componentes y aportaciones…
Es así como se descubrió dos niveles en la composición de la miel: Una “general” para todos los tipos de miel y unas específicas sobre todo para las diferentes mieles mono florales. En efecto, las propiedades medicinales del espino blanco y del tomillo por ejemplo se encuentran en la miel hecha a partir de estas plantas.
Primero, la miel es el único producto dulce natural para el hombre y tiene 300Kcal por 100g. Es rica en azucares simples directamente asimilables. Apta para diabéticos ya que es un tipo de azúcar simple que no requiere insulina en sus primeras fases para ser metabolizado.

Contiene:

- Alrededor de treinta substancias minerales y
oligoelementos (calcio, cobre, silicio, sodio, azufre…);
- Según sus origines botánicas, vitaminas B1, B2, B3 o PP, B5, B6, B8 o H, B9;
- Inhibina (antibiótico) y sobre todo flavonoides que provienen del metabolismo de las células vegetales (que son antivirales, cicatrizantes, antioxidantes y anti-nflamatorias);
- Ácidos orgánicos y lactonas;
- Una docena de ácidos mánicos.


MULTIFLORES O MON-FLORAL…
Las propiedades o acciones comunes a todas las mieles son: antianemico (que contrarresta o previene la anemia), antiséptico, bechico (que calma la tos), digestivo, diurético, dinamogenito (energético), emoliente (relajante), febrífugo (que hace desaparecer o disminuye la fiebre), laxante y sedativo.

Dentro de las indicaciones terapéuticas especificas atribuidas a la miel mono floral, las más notables son:


Miel de acacia: regulador intestinal;

Miel de naranja o espino blanco: antiespasmódico (que sirve para prevenir o calmar los
espasmos)

Miel de romero: cholagogo (que participa a la digestión de las grasas) y coleretico (que aumentan la producción de la bilis;

Miel de girasol: hypolipémiante (que reduce los niveles de colesterol y/o triglicéridos en sangre);

Miel de pino: antiinflamatorio (que consigue aliviar el dolor y reducir o suprimir la inflamación articular), antianémico y remineralizante;

Miel de lavanda: antiséptico (que impiden la proliferación de microorganismos en los tejidos corporales) et antiinflamatorio de las vías respiratorias.


En día de hoy algunos efectos reconocidos no has sido probado científicamente. Pero se sabe que la consumación de la miel no tiene ninguna contra indicación y tampoco tiene incompatibilidad con otras terapias. Además puede reemplazar totalmente el azúcar.

A saber, que la abeja con su labor de flor en flor tiene un papel primordial en la vida de nuestro planeta como 80% de los cultivos dependen de su polinización.


MIEL Y BELLEZA

Gracias a las propiedades humectantes de la miel, el producto se usa para diversos tratamientos de la piel, con resultados fabulosos.

La piel sufre continuamente las agresiones diarias, provocando su envejecimiento prematuro, que aparezcan escamas o que se reseque más de la cuenta. La buena noticia es que esto se puede evitar hidratando la piel, sobre todo si son productos que contienen el preciado néctar de las abejas, la miel.


Un simple tarro de miel de abeja de buena calidad que sea totalmente natural es suficiente para mantener perfectamente hidratada nuestra piel. Según Pragna Chakravarti, directora ejecutiva del área científica de Jafra Cosmetics International “la miel de abeja es uno de los mejores humectantes naturales para la piel”. Además, la experta prosigue "gracias a su alto contenido de azúcar, previene la sequedad de la piel y la hidrata profundamente".

Por ello, la miel se utiliza en la elaboración de artículos cosméticos, como cremas, jabones y mascarillas que se destinan al cuidado del cutis, la cara en general y el cabello, entre otras aplicaciones. Además, la jalea real, producida por las abejas obreras para alimentar a la abeja reina y a las larvas de las celdas reales, tiene también propiedades benéficas para la piel por su alto contenido de vitamina B, proteínas, carbohidratos, lípidos esenciales, ácidos grasos y minerales.

Además de sus propiedades humectantes, la miel sirve bálsamo limpiador por su contenido de ceras, azúcares y minerales. También puede ser utilizada como antioxidante que protege contra daños causados por los rayos solares y como regenerador de la piel reseca y marchita. Pero ahí no acaba todo, ya que la miel puede ser antibacteriana y antiséptica pues también ayuda a la cicatrización y en los tratamientos del acné. Es hidratante e ideal para pieles sensibles.
http://www.innatia.com/noticias-c-cosmetica-belleza/a-miel-tratamientos-belleza-10721.html

EL PROPOLIS O PROPOLEO

Las abejas utilizan el própolis o propóleo como mano para barnizar las superficies de la colmena con el fin de asegurarle impermeabilidad y solidez. Ellas mismas la fabrican a partir de varias resinas que recogen de las yemas y corteza de los árboles (sobre todo los álamos y las confieras), a los cuales añaden cera y secreciones de saliva. El própolis también tiene un papel importante en la higiene creando en la colmena una capa protectora contra las invasiones microbianas y fúngicas. La apertura a la entrada de la colmena esta constantemente ajustada y remoldada con propóleo, adaptando sus dimensiones y orientación según las condiciones climáticas. Al mismo tiempo este pasaje constituya un tipo de cámara de esterilización a la entrada de la colmena, por eso el nombre de própolis que significa en griego antiguo "delante" (pro) la "ciudad" (polis).
Dura y desmenuzable a 15 °C, el própolis se vuelve blando y maleable alrededor de los 30 °C, y pegajosa con temperaturas mas elevadas. Su color puede variar del amarillo claro al castaño oscuro, casi negro, según los tipos de resina recogidos por las abejas. Tiene un sabor agrio, a veces amargo y un olor dulzón según las resinas aromáticas que contiene. El propóleo (própolis) está compuesto de Resinas, Ceras, Flavonoides, Sales minerales, Aceite esencial y cientos de compuestos, muchos de los cuales todavía sin estudiar. Se atribuyen sus propiedades terapéuticas (antisépticas, antibacterianas y antioxidantes ... ) entre otros a las flavonoides.

Historia:
En Egipto, el própolis se utiliza para el embausamiento. Estaba también conocido por los griegos como Aristote la presentaba en su Historia des animales, como un antídoto para las afecciones de la piel, heridas y supuraciones. Tuvo mucha popularidad al XIXº siglo cuando los médicos de la armada inglesa la utilizaron para desinfectar las heridas y facilitar la cicatrización durante la guerra de los Boers en África del Sur. Gracias a sus resinas naturales que contiene, el própolis esta considerado desde hace tiempo dentro de la herboristería tradicional como un antídoto muy útil para luchar contra las infecciones de todo tipo, tanto por vía interna como por vía externa.

Otro dato de interés:
Uno de los componentes del famoso barniz de Stradivarius era el própolis.

Indicaciones:
De forma general el própolis ayuda a reforzar las defensas del organismo y a luchar contra las agresiones externas. Se puede también utilizarlo (sin remplazar un tratamiento medico) aliviar en los siguientes niveles:

Respiratorios : afecciones ORL y bronco pectorales. Ante los resfriados es muy útil como complemento a otras terapias.

Garganta y boca: en anginas, faringitis, laringitis, aftas bucales, Múgete y abscesos dentales da muy buenos resultados.

Digestivos: Higiene bucal, mal aliento, afta..

Génito urinário: Infecciones y inflamaciones. Las cándidas, llagas uterinas, inflamaciones vaginales y picazones suelen responder muy bien a los lavados de propóleo diluido en agua.

Piel: Heridas, sabañón, grietas, quemaduras, verrugas, granos...

El própolis o propóleo es fantástico en la lucha contra las micosis u hongos de la piel.Las personas postradas mucho tiempo en la cama y con llagas o ulceraciones también se pueden beneficiar en gran medida. En el Acné funciona muy bien en forma de crema o para lavarse la cara diluido en agua.

Dolor: anestesias locales

Precauciones en el uso:
El propóleo (própolis) no es aconsejable en casos de asma bronquial alérgica ya que puede empeorar los síntomas. Las personas con alergia a los productos de la colmena.

Forma de tomar el propóleo:
Lo podemos comprar en forma de extracto, aceites, comprimidos y cremas.

Posología:
Seguir las instrucciones de cada producto.

Pero por información general:
En pastillas :3g /día jour pour une cure de 20g.
En polvo: 3g /día
En solución liquida con alcohol o extracto natural: 2 o 3 /día según su utilización, interna o externa, a diluir con agua o aplicar con algodón, el aerosol o directamente...
En gel o crema: 2 o 3 aplicaciones / día

No tomar propóleo (própolis) mas de dos semanas seguidas.

Recetas de mascarilla con miel


Receta mascarilla hidratante et nutritiva con miel para todo tipo de piel

Ingredientes:
2 c sopera de miel
1 c sopera de zumo de limón
Un poco de glicerina

Mezclar la miel con el limón y la glicerina hasta obtener una masa lisa. Aplicar en la cara, dejar reposar 20mn y aclara con agua tibia


Receta mascarilla tensora con miel para todo tipo de piel

Ingredientes:
2 c sopera de miel
3 c de café de harina de cebada
1 clara de huevo

Mezclar bien todos los ingredientes. Aplicar en la cara y dejar hacer efecto 20mn y aclara con agua tibia.


Receta mascarilla con miel y limón para piel grasa

Ingredientes:
1 y 1/2 c sopera de miel
2 c de café de zumo de limón

Aplicar la mezcla en la cara y dejar 15mn antes de aclara con agua tibia.


Receta mascarilla con arcilla y miel para piel grasa

Ingredientes:
3 c sopera de arcilla verde o amarilla en polvo
1 c sopera de zumo de limón
1 c sopera de miel

¡Ojo no utilizar utensilios en metal con la arcilla, le quitaría sus propiedades!
Recomiendo la arcilla amarilla como es más suave que la verde.
Mezclar la arcilla con el limón y añadir la miel. Dejar 20mn y aclara con agua tibia.


Receta mascarilla con aguacate y miel para piel seca

Ingredientes:
1/2 aguacate
2 c sopera de miel

Mezclar bien todos los ingredientes. Aplicar en la cara y dejar 10mn antes de aclara con agua tibia.


Receta mascarilla con fresas y miel para piel grasa

Ingredientes:
1 huevo
4 a 6 fresas
2 c de café de miel
1 c de café de zumo de limón

Bien mezclar todos los ingredientes y aplicar en la cara. Dejar unos 15mn antes de aclarar con agua tibia.

Receta mascarilla con plátano y miel para piel seca

Ingredientes:
1 plátano
1 c de café de miel
1 c de café de aceite de almendra

Aplastar un plátano bien maduro añadir la miel y el aceite de almendra. Aplicar en la cara y dejar unos 15mn antes de aclara.


Receta mascarilla con leche y miel para piel seca

Ingredientes:
2 c sopera de leche concentrada
2 c sopera de miel
Un poco de nata espesa
Mezclar la leche con la miel, añadir la nata. Aplicar en la cara y dejar 20mn. Aclarar con agua tibia.


Receta mascarilla con agua de rosa y miel para piel mixta

Ingredientes:
1 rosa
1 c  sopera de agua de rosa
1 c sopera de miel
1 c sopera de yogur natural
Limpiar los pétalos de rosa, escurrirlos y aplastarlos en un recipiente. Añadir el agua de rosa, el yogur y la miel. Mezclar bien y aplicar en la cara 10mn más o menos. Aclarar con agua tibia.


Receta mascarilla con avena y miel para pieles sensibles

Ingredientes:
1 bote de yogur
1/2 bote de avena
1 c de café de miel

Mezclarlo todo y aplicar en la cara. Dejar reposar 10 mn y aclarar con agua tibia.


Receta mascarilla con onagra y miel para piel madura

Ingredientes:
1 c sopera de nata espesa
2 c sopera de miel
2 capsulas de aceite de onagra
Mezclar la nata espesa con la miel. Añadir el aceite de las capsulas perforándolas. Mezclar bien y aplicar en la cara. Dejar actuar 20 mn y aclarar.


Receta mascarilla con polen y miel para todo tipo de piel

Ingredientes:
2 c soperas de polen
1 yema
1 c sopera de miel liquido
Batir el polen, añadir la yema y la miel. Batir hasta obtener una masa lisa. Aplicar en la cara y dejar 20mn. Aclara con agua tibia.

Relacionado: